El futuro de la salud dental en España

España es el país de la Unión Europea con mayor incidencia de problemas de salud bucodental. Alrededor del 85% de la población tiene podría verse afectada por alguna patología dental, según estudios recientes. La placa bacteriana, la caries, la sensibilidad al frío y al calor, y el sangrado de encías son los cuatro problemas más comunes entre los españoles. La cuestión económica, la fobia a acudir a consulta y la sensación de que lo que nos ocurre no es nada grave, ponen de relieve la falta de formación en lo que a salud dental se refiere.

Causas

Desafortunadamente, el cuidado de la salud dental no es una de las prioridades de los pacientes de nuestro país. Una de las enfermedades más comunes es el sangrado de encías, tanto es así que el 61% de los españoles ha reconocido haber sufrido algún episodio de sangrado en el último año. De hecho, más de la mitad de la población lo sufre con frecuencia, ascendiendo a un 22% quienes reconocen que les sucede una vez al mes. Del mismo modo que acudimos al médico cuando tenemos cualquier herida que sangra, el sangrado de encías debería ponernos sobre aviso, de que algo no va bien y, por consiguiente, deberíamos visitar a un especialista si esto ocurre. Sin embargo, aunque este hecho sea frecuente no tenemos conciencia de cual es el estado de una encía sana, que dista mucho de sangrar, da igual si con más o menos frecuencia.

La salud oral depende en gran medida del nivel social y del lugar de nacimiento del paciente. Y, es que, la mayoría de los tratamientos bucodentales no son asumibles por todas las capas de la población española, siendo el mismo Consejo de Dentistas el que reconoce que una de cada cinco personas no visita al odontólogo por falta de medios. Por ello diferentes organismos han puesto en marcha los llamados “dentistas sociales”, que ofrecen los servicios de odontólogos a pacientes en situación de exclusión que no pueden hacerse cargo del coste de sus tratamientos.

Éste ha sido uno de los temas que se han tratado en la presentación del Estudio de Salud Bucodental en España en 2020, que ha dado a conocer el Consejo de Dentistas de España. El estudio señala que los tratamientos restauradores para los menores entre 7 y 18 años, así como los discapacitados, serán cubiertos por la Sanidad Pública. Los expertos señalan, además, que el Sistema de Salud Público debería hacerse cargo de los tratamientos preventivos en niños y adolescentes hasta los 18 años, así como los tratamientos preventivos y restauradores de las mujeres embarazadas. Hasta ahora España era una rareza en su entorno ya que en la mayoría de los países de la UE se sufraga al menos una parte de este gasto. Y ya era hora de que se tomará en cuenta esta importantísima parte de nuestra salud en la que dicen que es una de las mejores sanidades públicas del mundo, ya que hoy en día el estado de nuestra boca es un marcador de desigualdad entre ciudadanos.

En la prevención está la clave: las necesidades de cuidado e higiene bucal en los niños varían en función de la edad que tengan, pero todas deben ir encaminadas a lograr la eliminación de la placa bacteriana, para lograr mantener una buena salud bucodental. La adquisición de correctos hábitos de higiene y su mantenimiento comportará que estos niños puedan conservar sus dientes, siendo ya adultos, para toda su vida. La trasmisión de los conocimientos adecuados por parte de los profesionales de la salud a los padres, desde el nacimiento de sus hijos, relativos al correcto cepillado, a la frecuencia en que se debe visitar al dentista y desde cuándo, inciden en la salud de esta parte de la población. Es de vital importancia mantener tanto los dientes de leche, como los definitivos con buena salud, ya que los problemas en la boca además de los problemas propios que pueden ocasionarnos, también influyen en posibles problemas digestivos.

Es por la gran especialización que ha tenido el sector, tratando la salud con un enfoque multidisciplinar, por lo que ahora las clínicas dentales están formadas por equipos con profesionales muy variados, capaces de tratar la enfermedad bucodental desde variedad de prismas, durante todas las etapas de nuestra vida. Hay algo más que destacan desde Mesiodens, la calidad humana de los profesionales que te van a tratar. Además de contar en un equipo altamente cualificado, que sea capaz de mirarnos como personas y no como “una enfermedad”, ese trato cercano los capacita para ofrecernos un diagnóstico integral, que vaya desde el tratamiento, a la prevención y a conocer la importancia de cuidar de nuestra salud, empezando por nuestra boca.