Los brackets están de moda: Guía completa para el cuidado de tu ortodoncia

Hoy en día, llevar brackets se ha vuelto una tendencia para cuidar nuestros dientes y mejorar nuestra sonrisa. La verdad es que son muchas personas las que lo usan, también son muchas las facilidades que existen para su tratamiento y ni contar las opciones de estética que te ofrecen.

Sin embargo, su correcto uso conlleva ciertos cuidados y atenciones necesarias. Las cuales, los especialistas en ortodoncia de la Clínica Dental Lorenzo, te explican a continuación:

Cuidado para evitar las molestias

Los expertos siempre adelantan que durante los primeros días del tratamiento puedes llegar a sentir molestias e, incluso, dolor, por ejemplo, puedes experimentar sensibilidad en los dientes o que te aparezcan llagas en la boca (mejillas, lengua, labios o encías.).

Lo bueno es que estas sensaciones son pasajeras, desapareciendo a los pocos días, y que, aunque al principio te pueda parecer que no te vas a acostumbrar a la ortodoncia, es cuestión de tener paciencia ya que todos los pacientes lo terminan haciendo.

Sin embargo, si tienes sensibilidad dental puedes consultar con tu dentista, médico o farmacéutico que te recete medicación analgésica para esos casos. Igual que puedes comprar una crema o pomada con ácido hialurónico para las llagas, cuya función es proteger la zona de las rozaduras y acelerar el proceso de cicatrización.

Por otro lado, si usas Invisalign, experimentarás muchas menos molestias que con los otros tipos de bracket ya que suelen ser más cómodo. Esto porque ya que no cuentan con elementos metálicos, brackets o arcos, no provocan rozaduras o llagas, así que por lo que quizá te tendrás que preocupar será por la sensibilidad en los dientes, que como ya dijimos la puedes combatir con analgésicos.

Higiene exhaustiva

Uno de los aspectos que más debes cuidar con la ortodoncia es  la higiene y la limpieza, tanto de tus dientes como del aparato que llevas.

Aunque con cualquier tipo de ortodoncia debes seguir una buena rutina de cepillado, en el caso de los brackets es aún más importante.

Esto porque si lo normal para una persona que no lleva ortodoncia es cepillarse los dientes durante dos minutos, una persona que lleve brackets deberá hacerlo durante un periodo de tres a cinco minutos, para garantizar que se deshaga de la acumulación de restos de comida entre ellos.

La verdad es que las personas que utilizan ortodoncia necesitan una limpieza exhaustiva tras cada comida. Es muy importante que cepilles cuidadosamente cada diente, poniendo mucha atención alrededor del bracket y por debajo de los alambres de forma que elimines cualquier resto de comida. También es importante que no te saltes el cepillado en ninguna comida, para evitar problemas de sarro, infecciones o caries.

En cuanto al cepillo, elegir el tipo más flexible y adecuado es una pieza clave a la hora de mantener una buena higiene bucal. Te recomendamos que utilices uno manual especial para ortodoncia o un cepillo eléctrico, además de un irrigador bucal, para alcanzar las zonas a las que un cepillo convencional no llega.

El cepillo debe ser suave y blando para que se adapte a la ortodoncia y acceda a los huecos de más difícil acceso donde pueden quedar restos de comida. De hecho, en algunas farmacias venden cepillos especialmente diseñados para el cuidado de la ortodoncia.

Por el contrario, ya que las férulas Invisalign se retiran para cepillar los dientes, no es necesario aplicar ninguna técnica especial para este caso; solo sigue cepillándote durante dos minutos como lo has hecho siempre. Eso si, aquí tampoco te olvides de usar el irrigador bucal y sumergir tu aparato en una pastilla efervescente -tipo Corega- una vez a la semana para limpiarlo.

Vigila tu alimentación

Mientras que los portadores de ortodoncia Invisalign no tienen ningún tipo de restricción con la comida, los pacientes que llevan brackets sí deben cuidar su dieta.

Lo recomendado es evitar, o al menos reducir el consumo de algunos alimentos, como por ejemplo, aquellos muy duros o pegajosos, que pueden provocar que el bracket se despegue o se rompa.

Algunos ejemplos de estas comidas son:

  • Pipas con cáscara
  • Kikos
  • Garbanzos tostados
  • Bocadillos o manzanas comidos a mordiscos
  • Determinados chocolates o turrones

Por otro lado, los dentistas te recomiendan no ingerir demasiada azúcar. Esto porque aunque todos sabemos que es difícil resistirse a un dulce de vez en cuando, tienes que tener en cuenta que el azúcar refinado aporta hidratos de carbono que fomentan la creación de ácidos en la placa bacteriana.

A su vez, estos ácidos dañan el esmalte produciendo problemas de caries, lo cual junto al hecho que los brackets permiten que se acumulen los restos de comida, la placa y el sarro, en la boca aún con más facilidad, aumenta mucho más el riesgo de presentar inflamaciones, infecciones y como dijimos anteriormente, la aparición de caries.

Controla el tiempo de uso del aparato

Si en tu caso, tienes ortodoncia es fija, como ocurre con cualquier tipo de bracket, este punto no es relevante, ya que solo podrás quitártelos cuando acudas a la consulta del odontólogo, al momento de finalizar tu tratamiento y remover por completo el aparato.

Pero si en tu caso tienes un aparto removible, como aquellos pacientes que utilizan Invisallgn, el tiempo de uso cobra mucha importancia. Este tipo de tratamiento le exige al paciente ser responsable con el tiempo de uso de los alineadores, ya que la ortodoncia es removible. Por lo mismo, la persona tiene que cuidar usar las férulas un mínimo de 22 horas al día, lo que significa que solo podrán quitársela para comer y lavarse los dientes.

Esto no quiere decir que si lo desean, puedan quitártelas para acudir a un acto social, por ejemplo; pero de ser así debes comprometerte a compensarlo con un mayor tiempo de uso otro día. Esto para evitar que el tratamiento se retrase y que no se realicen los movimientos planificados.

Con respecto a esto, el único y mejor consejo a tu alcance es que si eres muy olvidadizo y sabes que no recordarás colocarte el aparato después de las comidas, es que mejor optes por  la ortodoncia es fija.

Usa los elásticos como te han enseñado

Ya sea que lleves brackets o alineadores de Invisalign, tu caso puede requerir el uso de elásticos intermaxilares para corregir la oclusión o mordida de los dientes.

En el caso de que tú los necesites, el ortodoncista te explicará cómo vas a colocarlos y te entregará una pequeña bolsa con varios para que te los cambies cuando sea necesario, que es por lo genrral, después de cada comida o cuando comienzan a perder su elasticidad.

Al hacerlo, debes seguir al pie de la letra sus instrucciones y conservar todos los que te den, ya que no se venden en farmacias.

Respeta las revisiones pautadas

Aunque cualquier tratamiento de ortodoncia exige respetar las recomendaciones realizadas por el ortodoncista, las citas deberían respetarse lo más posible y no reprogramarse con tanta frecuencia en un método de ortodoncia concreto.

El motivo principal de estas citas es el de cambiar las ligaduras y, en algunas ocasiones, el arco, para que el aparato siempre pueda ejercer la presión necesaria para realizar los movimientos adecuados en los dientes. Así que si no acudes de forma regular a las revisiones planificadas por tu ortodoncista, terminarás ocasionando retrasos en el tratamiento, o que durante éste no se ejecuten los movimientos correctamente.

En el caso de las revisiones de Invisalign estas también se planifican cada 4 o 6 semanas. Aquí es posible ser un poco más flexibles con el cumplimiento de las mismas, siempre y cuando el ortodoncista lo considere adecuado.

Por ejemplo, algunos pacientes pueden vivir en el extranjero y no tener la disponibilidad de  acudir a las citas con tanta frecuencia, ni cumplir con los plazos que propone el dentista. Así que en estos casos, los expertos suelen recomendar justamente el uso de Invisalign, ya que, esta opción les permitiría pautar las citas cada ocho semanas sin afectar el tratamiento.

Con Invisalign esto es posible ya que este sistema de ortodoncia está basado en unas férulas que el mismo paciente puede cambiarse siguiendo las instrucciones de su dentista sin la necesidad de todos los ajustes que si requieren los brackets.

Protocolo en casos de emergencia

Durante el tratamiento, te puede suceder que por variedad de razones, se te caiga un bracket  En estos casos, lo primero que se recomienda hacer es que te apliques cera para evitar posibles heridas y a continuación acudas con carácter de urgencia al especialista, de forma que este pueda revisar ese bracket despegado o algún alambre de la ortodoncia suelto.

Cuidados especiales para los aparatos removibles

Si elegiste un aparato removible, debes tener cuidado de no golpearlo o perderlo al extraerlo de la boca, ya que pueden deformarse o romperse con cierta facilidad. Mejor guárdalo siempre dentro de una caja habilitada para tal fin y lávalo a diario con otro cepillo aparte y pasta o tabletas efervescentes limpiadoras específicas para prótesis.