Cómo preparar un plan y un kit de emergencias para tu empresa
7 septiembre, 2020

Cómo preparar un plan y un kit de emergencias para tu empresa

Las emergencias son situaciones desestructuradas, caóticas, impredecibles y sumamente variables, de las cuales nadie está exento. Por supuesto, al momento de aparecer requieren de acciones concretas y claras que reconduzcan la situación de pánico a una situación de calma y sosiego, y que mitiguen los riesgos y consecuencias del suceso.

Para ello, resulta esencial, entonces, contar con un buen plan de emergencia, un equipo encargado y preparado que guíe y oriente en estas situaciones al resto del personal, incluyendo una persona que pueda desempeñar un rol de líder, y un kit de emergencia muy bien equipado con todo lo que se pueda necesitar durante el siniestro.

Plan de emergencia contra siniestros

Por su parte los planes de emergencia permiten ordenar las acciones que cada persona debe realizar cuando se genera un siniestro. De esta manera, se podrá actuar de la manera más correcta, sencilla y segura, y evitar que la situación sea aún más grave para todos.

Ante una emergencia también es vital que todos los colaboradores tengan claridad sobre qué acciones y procedimientos se deben seguir, además de tener una figura de liderazgo en casos de emergencia.

Sermecon, empresa con más de 20 años de experiencia en la prevención de riesgos a nivel laboral, te dice como elaborar un buen plan contra siniestros que garantice la seguridad de los miembros de tu equipo:

  1. Analiza las posibles amenazas y riesgos

Se debe observar y analizar el edificio donde funciona la organización para identificar los elementos que podrían generar riesgos o situaciones de emergencia. Para hacerlo de forma correcta debes:

  • Revisar el entorno en el que se ubica el lugar de trabajo. Si en los alrededores hay postes eléctricos​, depósitos de materiales peligrosos u otros elementos de riesgo que, por ejemplo, podrían inflamarse o caer sobre los trabajadores durante una evacuación
  • Conocer la distancia entre los servicios de emergencia y la organización, ya que te facilitará estimar tiempos de respuesta y traslado de los equipos de emergencia necesarios hasta el lugar del siniestro
  • Revisar el estado de las instalaciones de gas, electricidad y agua
  • Examinar la distribución de los espacios de trabajo, de forma que no hayan elementos que puedan interferir en una rápida evacuación
  • Identificar cuáles son las zonas seguras de la edificación
  • Determinar la accesibilidad a equipos de protección contra incendios, luces de emergencia, equipos de primeros auxilios, etc.
  1. Evalúa los recursos disponibles

Contar con un inventario de recursos te permitirá saber con qué implementos cuentas y qué debes añadir. Para realizar esta evaluación es recomendable:

  • Determinar los recursos disponibles para poder reparar o instalar todo lo que sea necesario, según tu previo análisis de amenazas y riesgos
  • Realizar un inventario de los elementos de seguridad que posee la organización (extintores, red seca, botiquín de primeros auxilios, etc.) para siempre mantenerlos al día.
  1. Define acciones y grupos de apoyo

Este paso implica determinar las acciones que serán parte de tu Plan de Emergencias. Para esto es preciso:

  • Establecer vías de evacuación y destacarlas con su respectiva señalización
  • Definir zonas de seguridad tanto internas como externas
  • Acordar el tipo de señal que activará el plan de emergencia y cómo se ejecutará
  • Determinar tiempos de evacuación
  • Organizar la evacuación en caso de emergencia
  • Conformar brigadas de emergencia o grupos de apoyo que estén a cargo de acciones operativas, así como de la coordinación de la evacuación
  • Capacitar a los trabajadores para que sirvan como apoyo tanto a la prevención de riesgos como a la ejecución del Plan de Emergencia
  1. Lleva el plan al papel

La organización debe tener un croquis o plano de la edificación, y el plan de emergencias desarrollado, expuestos de manera gráfica y de fácil acceso para todos los trabajadores. Algunas características de este plano son:

  • Todas las habitaciones con las que cuenta la organización, indicando pasillos, salidas de emergencia, vías de evacuación, zonas seguras, etc.
  • El entorno de la organización y su distancia con los servicios de emergencia (Bomberos, Carabineros, centros médicos, etc.), incluyendo los números telefónicos que se utilizarán en caso de ocurrir un incidente
  1. Difunde y evalúa

Para que el Plan de Emergencia realmente funcione se debe compartir con todos los colaboradores, de forma que puedan estar al tanto y saber que hacer en caso de emergencia, e incluso, puedan dar algunas propuestas.

Aquí es importante que escuches las opiniones de los trabajadores con respecto al Plan de Emergencia y determines una instancia de evaluación del Plan, por lo menos una vez al año, para estudiar posibles mejoras tomando en cuenta los cambios que pueden haber en la infraestructura y el equipo humano de la empresa.

  1. ​​​​Delega y confía en tu equipo

Es importante saber cuál es el papel que ocupa cada quien al momento de una emergencia. Por ejemplo, el designado como la persona encargada de liderar el equipo de emergencias debe ser consciente de cuál es su papel y saber conllevar todas las consecuencias, estas para liderar al equipo en el cumplimiento de todos los pasos del plan establecido o en las normas que dicten los cuerpos especializados; lo que si no está entre las funciones es que tomes decisiones sobre las acciones a seguir o seas el encargado de detener el siniestro tu solo. Si realizas funciones que no te corresponden, estarás dejando de lado tus propias funciones. Además, en una emergencia, no hay tiempo de formar, deberás delegar y confiar en tu equipo al cual estás dirigiendo.

  1. Gestión de la post-emergencia.

Tan importante como la gestión de la propia emergencia es el trabajo que se debe de hacer tras la misma. Por ejemplo,  una vez se ha finalizado una parte de la emergencia, deberás redistribuir el personal que queda disponible para apoyar a otras partes de la misma o a otros equipos.

Por último, la obtención de un feedback es fundamental de cara a analizar qué se ha hecho correctamente o qué acciones se deben mejorar en futuras emergencias.

Kit de emergencias de la empresa

Asegúrese de que su kit de emergencia tenga los suministros en la lista de verificación a continuación. La mayoría de los mismos son asequibles y fáciles de encontrar, y cualquiera de ellos podría salvarte la vida. Una vez que revises la lista, debes tener en cuenta las necesidades particulares de tu equipo y su lugar de trabajo para adaptarla a los mismos, incluidos los suministros para adultos mayores o personas con necesidades especiales:

  • Agua: un galón de agua por persona por día durante, al menos, tres días para consumo e higiene
  • Una radio a pilas o a manivela, y una radio meteorológica con tono de alerta
  • Linterna con baterías nuevas
  • Botiquín de primeros auxilios
  • Pilas o baterías de repuesto
  • Silbato para pedir ayuda
  • Mascarilla para polvo para ayudar a filtrar el aire contaminado
  • Una lona plástica y cinta adhesiva para armar un refugio en el lugar, en caso que la emergencia lo amerite
  • Toallitas húmedas, bolsas de basura y precintos plásticos para higiene personal
  • Llaves o alicates para cortar los servicios públicos
  • Mapas del lugar
  • Teléfono celular, cargadores y batería de repuesto
  • El plan de emergencia
  • Fármacos y medicamentos
  • Manta
  • Chaqueta o sudadera
  • Un par de zapatos gruesos