Barcelona y Sevilla, referencias de nuestro país en materia tecnológica
7 noviembre, 2019

Barcelona y Sevilla, referencias de nuestro país en materia tecnológica

La tecnología ha llegado a nuestras vidas para cambiarla desde todos y cada uno de los puntos de vista. Y eso no solo ha dependido de la gran utilidad que tiene este tipo de productos a la hora de facilitar la vida personal y profesional de la gente. También ha dependido en buena medida de una importante labor empresarial y económica por parte de las empresas que se han encargado de producir este tipo de avances. Y es que a nadie le cabe la menor duda e que, a pesar de la utilidad de estas tecnologías, no hubieran llegado hasta nosotros de no ser, por poner un ejemplo, por las enormes campañas de marketing que han efectuado estas compañías.

Con motivo de todo lo que os hemos comentado en el párrafo anterior, los viajes de negocios que tienen que ver con la tecnología se han multiplicado de una manera exponencial en los tiempos que corren. Las grandes ciudades reciben emprendedores tecnológicos de todos los lugares del mundo. Y eso se ha notado en determinadas ciudades españolas. Como es lógico, Madrid y Barcelona han sido la que más trasiego de gente han tenido en este sentido. Pero no han sido las únicas. Otras, como Valencia, Bilbao, Zaragoza o Sevilla, también han seguido sus pasos.

La capital andaluza es una de las que más ha notado la llegada de este tipo de reuniones en los últimos tiempos. No cabe la menor duda de que el volumen de empresas que posee Sevilla, bastantes de las cuales tienen relación con el sector tecnológico, ha hecho posible que hasta sus calles y establecimientos se hayan acercado multitud de profesionales relacionados con la tecnología. Y eso ha tenido una importante repercusión en el perfil de visitante que posee la ciudad en un momento como en el que nos encontramos.

En lo que respecta a las dos grandes ciudades de nuestro país, es Barcelona la que podría entenderse como la gran referencia a nivel tecnológico de España. Y es que las empresas de la Ciudad Condal tienen un índice de tecnologización bastante más elevado que el de Madrid, a la que todavía le hace falta un puntito más para alcanzar el nivel de la capital catalana. Y es que Barcelona, desde luego, es una de las ciudades, ya hablando a nivel europeo, que se encuentra en la vanguardia de innovación tecnológica. Por eso son muchos los profesionales de ese sector que visitan, al menos una vez al año, una ciudad como esta.

Lo que está claro es que esta revolución tecnológica que está viviendo nuestro mundo en los momentos en los que nos encontramos está haciendo que buena parte de los viajes de negocios que se realizan a lo largo y ancho de todo el mundo tengan que ver con tecnología. Y es que este sector es uno de los que más está creciendo en la actualidad, además de ser uno de los que lo hace de una manera más sólida y sostenible de cara al futuro.

Barcelona y Sevilla son dos de las ciudades españolas cuyas empresas han experimentado un mayor avance en materia tecnológica, lo cual no es fruto de la casualidad ni mucho menos. Se trata de dos ciudades que han recibido a una gran cantidad de profesionales relacionados con el sector de la innovación tecnológica e informática en los últimos años. ¿Cómo hemos podido saber este tipo de datos? Lo hemos hecho contando con la colaboración de los trabajadores y trabajadoras de Mercer Hoteles, que cuenta con hoteles en ambas ciudades y que nos han comentado que han sido muchas las personas de este perfil que se han alojado en su interior en alguno de sus desplazamientos.

Necesidad de expansión de las nuevas tecnologías en España

Tenemos la necesidad de que las nuevas tecnologías se extiendan por todo nuestro país. E imaginamos que en otros países ocurrirá lo mismo. En el caso de que la tecnología se concentre en determinados lugares, no nos cabe la menor duda de que la riqueza se quedará en esos pocos sitios, siendo inexistente o muy inferior en los demás puntos. Y eso no es positivo. Cualquier cosa que haga prevalecer diferencias excesivas sobre una misma población resulta no solo injusto, sino también bastante peligroso.

La tecnología es uno de los motores de nuestra economía y de nuestra sociedad en los momentos que nos ha tocado vivir. Y desarrollarla e implementarla es una necesidad imperiosa para mucha gente. Por eso, muchos de los comerciales y profesionales de los sectores tecnológicos más punteros se van moviendo por el mundo. En España, las ciudades más importantes ya cuentan con esa tecnología. Pero no nos podemos quedar ahí. Hay que luchar para ir más allá y que hasta el último punto de nuestra geografía tenga acceso a estos servicios. Es el objetivo que debemos marcarnos, en estos momentos, para el largo plazo.