Los accidentes de trabajo más comunes

Hemos pasado a una sociedad en lo que ya es cotidiano ya no es noticia. Uno de estos casos ocurre con los accidentes de trabajo. Como es algo ya tan habitual, parece que no le damos importancia. Cada vez que hay accidentes de trenes, de avión o de autobuses los telediarios llenan minutos y minutos, sin embargo, cada vez se da menos importancia a los accidentes de trabajos. Por eso, queremos recordar cuáles son los accidentes más comunes.

Un total de 652 trabajadores murieron en accidente laboral en 2018, marcando así la mayor siniestralidad laboral desde el año 2011. En concreto, en 2018 murieron en esta situación 34 más que en el mismo periodo del año anterior, lo que implica un aumento en valores relativos del 5,5%, según datos del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social. Unos datos preocupantes y que nos llaman a tomar medidas.

Otro dato, 249 personas murieron en los 69.938 accidentes de tráfico laborales que tuvieron lugar en 2018 en España, un 23,26% más de fallecidos que en 2017 (cuando se registraron 202) y que cuestan cada año, de media, unos 2.000 millones de euros al país. Estos son algunos de los datos del I Informe sobre Seguridad Laboral en España elaborado por el Real Automóvil Club de España (RACE) en colaboración con GAD3 y que fue publicada recientemente.

Cuidado con el desorden

El desorden o el descuido es una de las principales causas que los provocan así como los diferentes materiales que se encuentran dentro del lugar de trabajo. Los principales accidentes que se producen en una oficina son.

Caídas al mismo nivel. Uno de cada cuatro accidentes en la oficina se producen por este motivo. Está claro que el orden en el lugar de trabajo es muy importante. Este incidente se suele dar por tropiezos, choques o al resbalar con algún líquido derramado en el suelo. Son incidentes de lo más tonto, pero que pueden provocar un grave problema.

Caídas de altura. Las escaleras es uno de los elementos con más riesgo de las oficinas. En ellas, ocurren alrededor de 5.000 accidentes al año y uno de cada 10 suele terminar en incapacidad. Desde Workprotec, empresa de trabajos de altura, indican que es muy importante la formación para los empleados. Por eso, organizan cursos teórico-prácticos específicos en Trabajos en altura, suspensión, rescate y espacios confinados, y cuentan con un centro de entrenamiento / escuela Workprotec para trabajadores seguros y eficaces en trabajos de altura. Está claro que la mejor forma de evitar accidentes es desde la educación de los propios empleados.

Ojo con la electricidad

Con la electricidad no se puede jugar, así más de 2.000 accidentes se producen por el contacto con la electricidad. En una oficina, se está siempre rodeado de enchufes, cables y máquinas. Los expertos aconsejan no tocar nunca los aparatos eléctricos con las manos húmedas y no tirar nunca del cable al desconectarlos.

Afortunadamente, no es algo que ocurra con frecuencia pero es importante estar prevenidos para ello. Los extintores, pasillos de evacuación y salidas de emergencia deben estar libres de obstáculos y, por supuesto, todas las personas deben ser conscientes de su colocación. Por eso, la educación también es muy importante para que todos los empleados sepan qué tienen que hacer en cada movimiento.

Hay que reconocer que los riesgos en la oficina no son sólo físicos. El cansancio mental puede llegar a producir ansiedad o estrés. Para evitarlo, hay que intentar priorizar las tareas, no poner límites que no se puedan cumplir e intentar conseguir un ambiente distendido con los compañeros para facilitar la jornada laboral. Muchos empleados están sometidos a una gran presión mental, que posteriormente pueden acusar con accidentes vasculares. Para esto lo mejor es estar controlado mediante análisis y pruebas médicas.

La mayoría de los accidentes que se producen en una oficina pueden evitarse si se usa el sentido común y se pone un poco de cuidado y orden en el lugar de trabajo. Ahora bien, en este barco tienen que ir todos montados. Me refiero a los empresarios que pongan de su parte para crear un ambiente seguro de trabajo, para ello hay que invertir dinero, pero también los empleados que tienen que ser conscientes y también estar dispuestos a aprender.