¿Qué hacer cuando tus hijos no logran aprender el inglés?
10 febrero, 2022

¿Qué hacer cuando tus hijos no logran aprender el inglés?

Aprender a hablar inglés, sobre todo desde temprana edad, es muy importante ya que mientas vamos creciendo no solo nos permite destacar a nivel académico, sino que también se convierte en un factor clave a la hora de conseguir un buen trabajo, es muy útil cuando viajamos y necesitamos comunicarnos en un destino de habla inglesa, para entender cierto material tecnológico o de entretenimiento el cual suele venir en dicho idioma, y pare de contar.

El problema es que muchas personas le restan importancia a esta materia, e incluso, puede pasar que aunque sepan su valor, no muestren interés en aprenderla. De hecho, las cifras arrojan un 60% de la población española que no habla, lee o escribe el idioma, y que a su vez, no le están inculcando a sus hijos el hábito por la lengua inglesa.

Así, las familias monolingüe españolas son las que encuentran más retos a la hora de aprender este segundo idioma. En este artículo veremos por qué y cómo podemos cambiar esta realidad en casa.

Razones por las que a tu hijo le cuesta aprender el inglés

  • No comenzaron a aprender desde pequeños

A veces se piensa que el niño debe tener cierta edad para poder comenzar a adquirir el segundo lenguaje, cuando lo más recomendable es totalmente lo contrario.  La UE considera que aprender idiomas con una edad temprana es la mejor manera de hacerlo y además la que más beneficios trae para la persona.

Así, si  por ejemplo comenzamos a enseñar el idioma a nuestros hijos desde los dos años de edad, estos lo absorberán más fácilmente, desarrollando mejor sus competencias lingüísticas, su conocimiento de la otra cultura y por lo tanto, mejorando su desarrollo personal.

  • No basta solo con el inglés del colegio.

Si quieres que tu hijo realmente aprenda inglés, esto no lo puedes lograr solo con las clases del colegio en las que el profesor debe dedicar su atención a 25 niños o más al mismo tiempo, donde todos tienen niveles diferentes y donde existe la presión del rendimiento académico, y el ambiente muchas veces está algo limitado por las exigencias curriculares.

Además de las clases en la escuela, tu hijo necesita de asistir a un curso o academia en el que los grupos son más reducidos, incluso muchas veces puedes optar por clases totalmente personalizadas donde tu hijo es el único alumno, donde todas las clases están niveladas, no hay que preocuparse por las notas de la boleta y el profesor tiene más libertad de enseñar de formas diferentes, nuevas y divertidas.

  • No ven películas u otro material en inglés

La mejor forma de aprender un nuevo idioma es vivenciarlo, experimentarlo y estar expuesto a él de forma constante. Por ejemplo, consumiendo películas, series, libros, canciones en el nuevo idioma, como sucede en los países nórdicos, en donde el nivel de inglés es elevado gracias a que todo el contenido del cine, la televisión y la radio está en su versión original em inglés.

Por el contrario, España tiene el problema de que todo su material de entretenimiento es doblado y distribuido de inmediato en español, por lo que jamás entramos en contacto con el idioma en nuestro día a día.

  • No le damos la suficiente importancia al inglés

A pesar de que ya todos sabemos lo importante que es el inglés para nuestro crecimiento académico, profesional y personal, y además de contar con cientos de formas fáciles, económicas, rápidas y a la mano de aprender el idioma, como lo son las apps, los audiolibros, las clases online personalizadas, etc., igual lo dejamos de lado y lo colocamos de último en nuestra lista de intereses.

  • Desinterés

Ligado con el problema de no dar al inglés la importancia que tiene, también viene el desinterés. Muchas personas no sienten un interés genuino en hablar el inglés ya que no tienen una necesidad inmediata por hacerlo, por ejemplo, no lo necesitan para su trabajo, para comunicarse con otras personas o para entender ciertas situaciones.

  • Creemos que es muy difícil

La Universidad de Alcalá explica que para la mayoría de los hispanohablantes el inglés se presenta como un idioma complicado. Esto, primero porque se trata de un sistema de lengua de 12 vocales, lo que equivale a 7 vocales más que en nuestra lengua nativa, por lo que requiere un esfuerzo de nuestra parte aprender un nuevo sistema de habla.

Por otro lado, también está un prejuicio extendido de que es casi imposible de hablar, al ser tan diferente, lo que se transmite de generación en generación incluso antes de intentar aprenderlo; esto sobre todo de parte de los padres que tuvieron problemas para hacerlo y les transmiten esta frustración y desinterés a sus hijos.

  • Miedo a hacer el ridículo

Esto pasa más con los adultos que intenta aprender el idioma y que experimentan vergüenza de hablarlo en público o intervenir en clase por no verse ridículos hablando una lengua que no manejan y cometiendo errores básicos. Pero, también puede pasarles a los niños que se mantienen callados y casi ausentes durante la clase porque le cogen miedo al idioma al no entender nada de lo que dicen los profesores y sus otros compañeros.

  • Falta de motivación

La motivación es fundamental para lograr cualquier objetivo que nos propongamos, ya que esta será la fuente de energía que usaremos para lograr el cometido. Así, el inglés se encuentra con una gran limitante marcada por el desinterés, el miedo o frustración transmitido por los padres que nunca lograron hablar el idioma, la creencia de que es muy difícil o que es aburrido y sin importancia.

La única forma de cambiar nuestra suerte en el aprendizaje del idioma es cultivar un interés y sentido de la responsabilidad por el proceso y convertirlo en algo vivencial y divertido.

  • No nos comunicamos con otras culturas

Otra limitante en el aprendizaje de un idioma es cuando el proceso de adquisición se limita solo al ámbito académico y luego, fuera del aula de clases, no tenemos la oportunidad de practicarlo en otros ambientes. Y es que está comprobado que podemos aprenderlo de forma más fácil y rápida si estamos en contacto con hablantes de la otra lengua y nos relacionamos con su cultura.

Lo bueno es que para lograrlo, en nuestro país existen cientos de programas de intercambios a otros países, además de variedad de actividades interculturales para practicar cualquier idioma que quieras en situaciones diferentes a una clase de inglés tradicional.

  • No se esfuerzan en utilizarlo

Adquirir un idioma es un proceso de práctica, por lo que, aunque vayamos a todas nuestras clases, realicemos todos nuestros deberes y estudiemos todo el contenido, no lograremos adquirir el idioma si no intentamos poner en práctica el nuevo vocabulario y gramática que estamos aprendiendo.

Los errores  que debemos evitar

Para ayudar a nuestros hijos a adquirir verdaderamente el idioma, debemos evitar ciertos errores y aplicar ciertas medidas para generar compromiso e interés por la materia.

El experto en materia de Preparador de Inglés Primaria advierte de que el primer error que solemos cometer es pensar que solo se trata de aprender palabras. Por el contrario, se trata de enseñar conceptos y expresiones completas que de verdad sirvan para entender la otra cultura y para comunicarnos de forma efectiva Así, en vez de señalar un objeto y decir su nombre, debemos intentar crear frases completas que el niño pueda entender y copiar.

No mantengamos a nuestro hijo aislado del inglés, desde temprana edad intentemos exponerlo a canciones, películas y libros en el idioma de forma que se acostumbre a él y forme parte de su día a día.

Por otra parte, si tu como padre no tienes un buen nivel y temes no ser el mejor modelo, los expertos recomiendan: “los padres no deben apurarse si su pronunciación o su nivel no es el óptimo, siempre que les permita jugar y comunicarse con sus hijos de forma natural”.

Es muy importante que no seas demasiado duro al corregir a tu hijo ya que esto más bien les crea rechazo o miedo hacia el idioma, por ejemplo, en este caso los expertos recomiendan que “es mejor repetir la frase que ha dicho mal pero con la palabra o la gramática corregida”. 

Pero, por encima de todo, el principal error que cometen los padres es convertir el aprendizaje del idioma en una clase más, cuando de verdad debería ser parte de la rutina del día a día de forma que los niños lo adquieran a través del contacto con el mismo y el juego.  

Así, podemos concluir con 6 recomendaciones esenciales para que logres crear el hábito por la adquisición y la práctica del idioma, y son:

  1. Usa frases mejor que palabras.
  2. No traduzcas todo lo que digas.
  3. No seas tan exigente, ni te apresures durante su aprendizaje.
  4. Haz correcciones sutiles.
  5. Convierte el inglés en algo divertido de aprender
  6. Convierte su entorno y sus juguetes en herramientas de enseñanza